domingo, 16 de octubre de 2016

Hola a todos! Feliz dia de la madre <3 !
Los hijos están en nuestra vida desde muchas vidas, con otros rostros y otras voces, pero su alma viene a nuestro encuentro para sanar, para aprender para enseñar... 
Como madres haremos lo que sintamos correcto para su bienestar: guiaremos, educaremos y marcaremos caminos y tendencias... serán años de entrega incondicional, pero nunca hemos de olvidar que el objetivo era solo dar y recibir aquello que ellos puedan darnos, sin pedir ni esperar mas; como así tampoco es bueno que, como personas dejemos nuestra vida sin vivir... porque ellos volarán, pero solo lo harán felices y libres de culpas si nos ven que quedamos felices y haciendo lo que nos gusta. 
Salud a las madres! <3 <3 <3

miércoles, 5 de octubre de 2016

Las personas de naturaleza generosa y agradecida deben aprender a "llenar sus arcas" de otra manera que con el simple vaivén de reciprocidad. Pasa que el resto de la gente toma lo que se le da aunque sea mucho... pero nunca devuelve más de lo que en un primer momento "había separado" como para devolver. Los que son bien tratados solo creen que lo merecen y nunca retribuyen en forma justa. Más o menos como cuando en un negocio les dan de más en el vuelto... pocos son los que lo devuelven y mas pocos aún los que retribuyen el haber sido bien atendidos. Suerte que la naturaleza es sabia y siempre a la larga todo vuelve. <3 
Isha Onisa. (Clarisa Ardáiz)

jueves, 29 de septiembre de 2016

Sin problemas...

Cuando en una mañana gris me doy cuenta de que estoy triste, trato de buscar viejos sabores en la memoria: el olor a jazmín, la tibieza de una caricia, una melodía que al escucharla me erice, el sabor del helado... cualquier herramienta es buena para disipar la tristeza.
Cierto es, que es bueno observarla de lejos, pero a la melancolía nunca hay que darle el timón...
como él...

jueves, 22 de septiembre de 2016

Reflexiones matutinas...
Termino mi rutina al fresco del amanecer y les doy apoyo a dos corazones rotos... en la inmensidad de la mañana cantan los pájaros y siento pena (de mí misma también) al ver a gente buena correr detrás de verdades incompletas y de amores tiranos... hoy sanando, no puedo menos que sentir dolor ante otros dolores por los cuales nada puedo hacer para ayudarlos... solo estar.  El camino es largo y lleno de atractivos espejismos que se disuelven tras el dolor de las espinas del camino real.
Hoy creo que solo se trata de estar presente...

lunes, 19 de septiembre de 2016

Uno se frustra cuando busca algo en el otro y no lo encuentra…

Es que se busca en aquel el reflejo de lo que alucinamos que  tiene y que puede llenar el vacío nuestro, y es tremendo el fracaso porque el otro no posee lo que nos complete, pues es precisamente la ilusión de que aquel que nos refleja lo tiene y podría dárnoslo… y aceptar la realidad y querer al par como es y no por lo que nos regala o lo que nos pudiera dar…  las fantasías nacidas de nuestras carencias que terminan siendo espejismos ante nuestra momentánea incapacidad de llenarnos a nosotros mismos… 

Reflexiones de charlas con mi amiga del alma..

sábado, 3 de septiembre de 2016

Volver...
No siempre volver es un fracaso... no siempre es con la frente marchita...
Volver también es crecer. Es recordar ese pedacito de torta que dejamos en la heladera, y saborearlo sin culpa días después de un atracón. Es agarrar el libro que por falta de tiempo se nos perdió en la memoria y terminarlo (entendiéndolo mejor esta vez). Es haberse ido apurado quizás y regresar a tomarle la mano a quien queremos.
Volver... yo vuelvo del cine más contenta que cuando salí. Vuelvo después de una tormenta y me reconforto al calor. Vuelvo del almacén con ideas nuevas para cocinar... Siempre se vuelve, pero para eso hay que animarse a salir

jueves, 1 de septiembre de 2016

El caos del espejo

Nos vimos y en ese momento no fue mucho lo que pasó. Quizás por el compromiso de cumplir la palabra... quizás curiosidad; el caso es que nos sentamos mesa por medio, sendos cafés en nuestras tazas. Al principio lo escuché casi distante... nuestra conversación previa desde un chat distaba mucho de parecerse a ésta. El hombre de humor ágil y ácido de aquel momento no era el mismo. Pasó más de la primera hora de aquella cita, hablando de su último fracaso amoroso. Cuando casi agotó el tema; se relajó en la silla de la confitería, se puso de costado y me ofreció otro café. Su compañía era agradable y accedí. Él se acomodó mejor manteniendo la postura de perfil. Ahí fue que lo observé con más atención... fue allí que lo vi: la sensación de reencuentro que me invadió fue total. 
Después de terminado el café salimos a caminar. La energía de nuestros cuerpos caminando a la par era inmensamente afín y no deseaba que el paseo terminara. En esas sensaciones estaba cuando me tomó la mano... y así seguimos durante días; nos fue imposible despegarnos. Nos rendimos a lo imposible entonces. 
La cresta de la ola se convirtió en bajamar con el tiempo. Decisiones tomadas desde la profunda emoción de verse en el espejo, pero este acto puede pasar de plácido a tormentoso en una palabra.
Convivíamos y era caótico. Del espejismo de la armonía nada quedaba. Él invadía mis espacios. Llenaba mis silencios de reclamos y su ego se enervaba furioso al más mínimo comentario… todos ellos tomados tendenciosamente para convertirlos en crítica. Y no pude resistir más: Fui a la terminal de micros. Ya con el pasaje en mi poder volví y empecé a embalar mis cosas: me regresaba a mi terruño. En ocho meses de estar en la ciudad había amontonado muchos bultos (aparatos y artículos necesarios para el confort) y hoy era penoso el traslado de ellos.
Aun no terminaba de embalar cuando regresó. El no tenía horarios y era azaroso adivinar sus ausencias para mi escape. Pasadas todas las instancias (reclamos, ira, llanto y depresión) él al ver que yo seguía embalando los petates me empezó a ayudar. Quedé atónita: él con lágrimas en los ojos me ayudaba. Así y todo, al terminar  salí a buscar un transporte. Ya era casi cuenta regresiva y volví a la casa para terminar detalles… los llamaría desde allí.

Pero, y siempre hay un pero, me miró… lo abracé. Y llorando no me pude despegar. Pasaron horas, el micro se fue sin mí y al otro día acomodaba nuevamente mis cosas en los estantes…